Saltar al contenido

Recomendaciones para la elaboración de una propuesta

noviembre 2, 2020

A continuación, se detallan una serie de recomendaciones a seguir durante la elaboración de una propuesta a Horizonte 2020:

  • Leer y entender toda la documentación necesaria: la idea tiene que encajar y elaborarse según el tipo de acción indicado (y conforme a los TRL especificados, si es el caso).
  • Comprobar que no hay proyectos similares ya financiados por la Comisión Europea. Para ello puede resultar útil el buscador disponible en CORDIS (http://cordis.europa.eu/projects/home_en.html).
  • Seguir al pie de la letra las instrucciones de la convocatoria, los formularios administrativos y la plantilla del anexo técnico de la propuesta.
  • Realizar una autoevaluación de la capacidad financiera de la entidad coordinadora de la propuesta mediante la herramienta on-line disponible para ello (http://ec.europa.eu/research/participants/portal/desktop/en/organisations/lfv.html).
  • Redactar la propuesta pensando en cómo me van a evaluar (lenguaje, área, criterios de adjudicación, etc.) y en las particularidades y características de la línea o topic en la que encaja mi propuesta.
  • Tener en cuenta la recomendación sobre la contribución financiera a solicitar para los proyectos, incluida en la propia descripción del topic. 
  • Cuidar el lenguaje: parafrasear adecuadamente programas de trabajo, guía de evaluadores, otros documentos de referencia, etc.
  • Facilitar el trabajo al evaluador: presentar la información de manera concisa y en un formato inteligible (estructura, índice, tamaño de letra, figuras, tablas, etc.), de forma que los puntos clave puedan encontrarse de forma rápida y clara. La propuesta debe ser completa pero concisa y clara. Se deben identificar claramente y de forma inmediata todos los objetivos del proyecto y la forma de conseguirlos. Asimismo, las propuestas deben estar redactadas en un inglés continental, el cual debe ser claro y correcto para facilitar la labor de los evaluadores.
  • Se debe procurar una excelente presentación: Claridad y Calidad, NO Cantidad.
  • Redactar el documento pensando en dar respuesta a todas aquellas cuestiones que se plantearán los evaluadores al leer nuestra propuesta, de forma que ésta sea excelente respecto a todos los criterios de adjudicación considerados.
  • Los manuales, formularios y criterios de adjudicación nos darán una idea de los puntos más importantes a tener en cuenta por los evaluadores y nos pueden servir para llevar a cabo una autoevaluación de nuestra propuesta.
  • Igualmente, se recomienda acudir a las entidades y redes de apoyo existentes para llevar a cabo una pre-evaluación externa de la propuesta.
  • Redactar la propuesta intentando que ésta sea lo más completa posible, sin debilidades que puedan perjudicarle, persiguiendo que sea una de las mejores y no simplemente superar la evaluación.
  • Repasar la propuesta una vez finalizada para asegurarnos de que hay contradicciones ni incoherencias evidentes que la puedan descalificar.
  • Asegurarse de cumplir todas las condiciones de admisibilidad y requisitos de elegibilidad especificados en los Anexos generales A, B y C de los programas de trabajo, así como cualquier indicación adicional especificada en el programa de trabajo y convocatoria correspondientes.
  • Presentar la propuesta en cuanto se disponga de una versión completa (parte administrativa y técnica) y cerrada técnicamente, para evitar posibles problemas que pudieran ocurrir con el servicio electrónico de presentación de propuestas el día de cierre de la convocatoria. Siempre pueden presentarse versiones mejoradas de la propuesta con posterioridad (antes de la fecha y hora límite establecidas por la convocatoria), ya que el servicio de presentación de propuestas sólo tendrá en cuenta la última versión presentada.

Asimismo, al preparar una propuesta en Horizonte 2020, se debe prestar especial atención a los siguientes aspectos:

  • Los objetivos del proyecto deben ser concretos, medibles, realistas y alcanzables dentro del proyecto, siendo consistentes con el impacto y explotación de resultados previstos en el mismo.
  • La excelencia científica y tecnológica e innovación del proyecto debe quedar clara a lo largo de toda la propuesta, explicando detalladamente el/los problemas que aborda y que pretende solucionar el proyecto.
  • El impacto potencial del proyecto adquiere una especial relevancia en Horizonte 2020. Este debe estar en línea con el impacto esperado indicado en el programa de trabajo del área de actuación y/o en la línea de investigación específica (topic) a la que se presenta la propuesta.
  • La adecuada justificación del valor añadido para la Unión Europea y del impacto socio-económico del proyecto.
  • El plan de difusión y explotación de los resultados del proyecto, así como la gestión del conocimiento generado en el mismo y los asuntos relacionados con la protección de la propiedad intelectual e industrial.
  • Los solicitantes habrán de especificar claramente en la propuesta cómo se llevará a cabo la explotación de los resultados esperados, describiendo en las acciones de innovación (innovation actions) la estrategia a seguir para llevar las innovaciones generadas al mercado, e incluir un plan de negocio cuando sea aplicable.
  • La capacidad del consorcio para desarrollar el proyecto con éxito, expresada en términos de recursos, experiencia de los socios e idoneidad de la estructura de gestión propuesta para el alcance y objetivos del proyecto. Se deberá incluir una descripción breve, pero suficiente, de todos los socios, así como definir una clara distribución de tareas y responsabilidades y justificar la participación de cada uno de ellos.
  • El resumen del proyecto es una de las partes más importantes de la propuesta, ya que es lo primero que juzgará el evaluador.
  • El presupuesto del proyecto debe estar en consonancia con los recursos necesarios para realizar el proyecto y los objetivos que se pretenden alcanzar con el mismo.
  • Los aspectos éticos: todas las actividades financiadas por la Unión Europea deben respetar los principios éticos fundamentales, incluidos aquellos reflejados en el Tratado y en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.